¿Cómo es posible?

Cuando vamos de camino a misa, a veces nos sorprende un rincón estrecho, y no se puede evitar la sorpresa al atravesar un puentecito rodeado por una alambrada. El olor a basura te hace girar la cabeza para descubrir de nuevo y en silencio, un montón de bolsas tiradas a los lados de un pequeño riachuelo que casi no se ve. En seguida te acuerdas de mirar abajo para no pisar el charco que hay entre los escalones que conducen a una subrealista calle llena de casillas de madera, son algunos de los damnificados por la última crecida del río que todavía no han podido volver a su casa.IMG-20160816-WA0011

A veces pasa esto por aquí, hay instantes del día a día que quedan grabados en la retina, en el olfato, en el corazón… y que hacen que algo por dentro se quiebre…

Levantarse cada día y respirar el aire de la madrugada mientras se agradecen las rosadas hojas de un lapacho paraguayo, escuchar el chirrido de los columpios y preguntarse ¿cómo se puede ser tan afortunado de estar otro día aquí?

Escuchar cada noche una mezcla de pelotazos, reggeaton, ladridos, gallos, grillos y viento suave y preguntarse ¿cómo es posible estar en un lugar tan diferente?

Ir a comer a casa de alguien y que te sorprenda la limpieza, el espacio, la cantidad de comida, que te sirva un camarero o que se invite a gente tan distinta y preguntarte ¿cómo tanto contraste en tan pocos metros?

Acompañar a un niño a casa y que te asalten otros incontables por el camino, ¿cómo es posible tanta explosión de alegría e inocencia por estas calles?

Ser la persona más feliz del mundo por saber que un niño continúa sus estudios, sigue sonriendo y se acuerda de tu nombre.

Que se celebre tanto la vida como la muerte, que se vivan en familia los cumpleaños de medio barrio, se conviva con naturalidad con la muerte de pequeños y mayores ¿cómo se vive aquí la tristeza y la alegría?

¿Cómo es posible acostumbrarse al olor a carne en todo un barrio, a algunos olores de la ropa, de la basura… y descubrir la dignidad de quien lava su ropa en cualquier grifo en medio de la calle o en el agua sin tratar que corre por todas partes?

¿Cómo es posible descubrir la belleza de la naturaleza, una puesta de sol, las plantas, los animales, las personas… en medio de escombros, maderas y barro?

¿Cómo es posible ser niño y acostumbrase a esperar el cariño de otros, regalar caramelos a los adultos, pedir un pedacito de pan para merendar, conformarse con ser espectador a través de la ventana de la vida de otros, jugar sin juguetes, vendar tus propias heridas y reír… abrazar… disfrutar como si ese fuera durante unos instantes el único objetivo de tu vida?

IMG-20160805-WA0070¿Cómo es posible salir de este barrio y que todo esté preparado para que no veas nada, para que compres, juegues y comas como si nada de esto estuviera aquí hoy y cada día?

Aunque es tentador dejar esto sólo en preguntas… no sería justo… algo dentro te obliga a dar gracias… gracias porque es posible… no sé cómo pero es posible sentirse afortunado por estar aquí, sentirse diferente y acogido, vivir con intensidad y admirarse ante la alegría y la tristeza vividas con sentido, descubrir belleza y la dignidad por todas partes y preguntarse, ¿seré capaz de irme de aquí y volver a sumarme al ‘no saber’, ‘no sentir’ o ‘no actuar’?

Gracias, por la certeza de que Dios se cuela en estas preguntas, gracias porque cada vez que un instante nos quiebra por dentro se hace un hueco en nosotras para que quepa esta gente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s